¿Cómo son sus cuentos?

Debido al genial secreto que encierra el libro, nadie puede saber de antemano qué nuevo cuento surgirá hasta que alguien lo abra y lo lea. ¡Ni nosotros ni nadie!

No obstante y sólo a modo de ejemplo, aquí podrás leer un pequeño fragmento de los tres cuentos que nos surgieron a nosotros mismos al abrirlo por tres veces seguidas para poder hacer esta prueba.

Observa atentamente que los cuentos difieren por completo entre sí, tanto en su comienzo como en su desarrollo, personajes, lugares, etc., y que muestran una perfecta calidad literaria infantil.

Sabemos que cuesta creerlo, pero garantizamos al 100% que son cuentos reales que nos surgieron del mismo libro, y que al igual que todas sus historias son absolutamente nuevos, únicos e irrepetibles.

El caballero y la princesa

Érase una vez hace mucho mucho tiempo, en un lejano reino medieval, un bondadoso rey que tenía una hija bellísima que a todos hacía felices con su bondad.

En aquel reino la gente vivía en paz y armonía, pero un día llegó a aquel lugar un joven caballero de grandes ojos negros y descendiente de una importante familia, que llevaba una larga capa y que tenía un medallón muy bonito, un medallón que además era mágico.

Siempre estaba viajando de un sitio a otro, y en aquel entonces se alojaba en una antigua posada que el moho y la humedad se comían poco a poco, con un perro muy grande en la puerta que ladraba un montón y bajo un gran árbol de enormes hojas, entre muchos viejos árboles de gran frondosidad.

Un terrible peligro se cernía en aquel momento sobre aquel tranquilo lugar, mas en breve iba a sentir la paz para siempre, y aunque en ese momento nadie lo pensaba, iba a formar parte de la historia escribiendo una nueva página en la historia de los mejores cuentos.

Y todo empezó con lo que jamás nadie hubiera previsto, y que llevaría de nuevo y para siempre jamás la felicidad y la ilusión a esas tierras. Un día se celebró una gran fiesta en el palacio a la que todo el mundo fue invitado. Quien protagoniza nuestro cuento se puso sus mejores ropas y con gran alegría acudió al baile. Entonces, y para su inmensa felicidad, conoció entre todos los presentes al gran amor de su vida...


La pequeña campesina

Escuchemos la mágica historia que cuenta que hubo una vez detrás del más remoto recuerdo, en un país muy muy lejano, alguien que protagonizó una historia digna de ser recordada. Una campesina muy pobre pero que hizo algo realmente asombroso. Una campesina de pequeña estatura y de rojos coloretes, que tenía un gran corazón y que tenía grandes sueños.

Soñaba muchas veces con tener algún día una enorme casona con una gran puerta de entrada, con muchas cosas de todo tipo y en una ciudad muy importante cerca de un gran puerto de mar.

Cada mañana miraba al futuro con esperanza e ilusión, y además de eso, aunque no siempre le fue todo bien creía que podría conseguirlo todo. ¡Qué tiempos tan hermosos vivió hasta aquel entonces! Pero por desgracia todo de pronto cambió, y sin esperarlo no pudo evitar enfrentarse a su fatal destino, una prueba que le haría descubrir si tenía o no madera de héroe.

El Invierno ya había dejado paso a la primavera, y entonces, una tarde en la que volvía del campo fue a ver a un buen amigo que tenía. El clima cambió bruscamente y se puso tan frío que tuvo que abrazarse fuerte con las manos, mas como pensaba siempre de forma positiva pensó que nada malo le podría pasar.

En ese preciso instante pudo ver muchos animales corriendo muy asustados, y tras ellos un lobo feroz que daba un miedo enorme y que había visto muchas veces en sus más terribles pesadillas...


El aprendiz de mago

Sucediendo a una larga época de esplendor y riqueza, una vez hubo quien aprendió definitivamente lo importante que es hacer el bien, en los bellos y mágicos tiempos de los sultanes de Arabia.

Un brujo malvado y envidioso de corazón tan negro como la misma noche. A nadie quería, y tanta maldad provocaba que todos rezaban para que algún día se fuera y no volviera jamás.

Sus oraciones nunca parecían dar fruto, pero de pronto un día por suerte llegó a aquel lugar un pequeño aprendiz de mago que, cuando vino al mundo, las estrellas indicaron que no iba a ser alguien normal y corriente.

Se cuenta que era perseverante y de gran ambición, que tenía una pequeña espada y que sabía hacer magia de verdad. Por aquel entonces apenas tenía nada, y debido a ello muchas veces dormía en la calle o en cualquier lugar, pasando frío en el invierno y a veces también hambre. Sólo a veces tenía un poco de suerte y conseguía resguardarse, cuando los dueños no le veían, a las puertas de un palacio muy elegante que brillaba mucho.

Era un lugar que le gustaba mucho, pero desde allí se veía el lugar que todos más temían, donde moraba quien afligía y sometía con su maldad aquellas tierras. Un enorme castillo muy viejo y tenebroso junto a una montaña muy alta, en un perdido paraje que sólo se podía encontrar con la ayuda de un mapa...


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR